Autotransporte de cargaCargaÚltimas noticias

Sin recuperación, Autotransporte de carga opera a un 82% en la nueva normalidad

El peor momento que el autotransporte de carga vivió a consecuencia de la pandemia fue a finales de abril y todo el mes de mayo, en el que el 35% de todo el parque vehicular estuvo sin operar.

Esto se debió a la suspensión de actividades en diversas industrias, entre las que destacan la automotriz y la cervecera. En la medida en que estos sectores fueron reactivándose, el autotransporte tuvo un repunte gradual durante los siguientes meses.

No obstante y aunque se piense lo contario, el autotransporte de carga en la actualidad aún NO se encuentra operando al 100%.

“Nos encontramos a un 82% de la utilización del parque vehicular y no precisamente porque estén paradas las unidades, sino porque no se están optimizando los tiempos que se usaban de corrido”, aseguró Enrique González, presidente nacional de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga CANACAR, durante la presentación del Foro Logístico de Transporte.

Es decir, si un camión hacía 4 vueltas al mes en un determinado circuito, hoy está haciendo 3 o 2. Se espera que conforme empiecen a reactivarse nuevas industrias, el autotransporte tenga más actividad.

Hay que recordar que el autotransporte de carga es la modalidad más dinámica de todo el sector transporte, pues con un peso económico que representó el 3.2% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2019, contribuye con el 50% del PIB logístico en México que asciende a 6.5%.

¿Cómo se pueden optimizar los tiempos en una empresa de autotransporte?

El transporte determina gran parte del tiempo en todas las operaciones de una empresa, además de su importancia como inversión al establecer gastos en personal, tiempo y combustible.

En este escenario, el verdadero reto ‘post-pandemia’ para el autotransporte será identificar cómo optimizar ese reingreso a la actividad.

Por ello, las compañías transportistas requieren herramientas que les permitan supervisar la entrega a tiempo de sus productos, la ubicación de los camiones, el registro de velocidad de los vehículos, el consumo de combustible y el estado mecánico de las unidades

Este último aspecto juega un rol fundamental. Las empresas deben conocer a fondo las características de toda la flotilla, la cantidad y tipo de vehículos, cuándo es necesario su mantenimiento, así como la carga máxima de cada vehículo y para qué tipo de mercancías son adecuadas.

A la par, especialista señalan la necesidad de tener un adecuado control de rutas para optimizar los tiempos y costos.

En este sentido, es fundamental conocer el equipo humano con el que se cuenta, cuáles son sus horarios laborales, días de vacaciones y tipos de permisos de conducir que poseen, para de esta manera elegir al operador más adecuado en cada viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *