LogísticaÚltimas noticias

¿Qué es el Delivery Duty Paid, y en qué casos es recomendable?

Antes de importar bienes desde el exterior, es común que se consideren varios elementos para calcular los costos finales.

De hecho, estos incluyen no solo el producto, sino también los procesos administrativos inherentes, considerando al elemento humano, el uso de la tecnología, trámites, pagos de impuestos, etc.

Es ahí en donde interviene la figura del Delivery Duty Paid (Servicios o Derechos de Entrega Pagados) o simplemente DDP, que se ha convertido en la forma que se utiliza comúnmente en las transacciones de envíos internacionales.

¿Qué es el Delivery Duty Paid?

Es un acuerdo de entrega “Incoterm” por el cual el vendedor asume la responsabilidad, riesgos y costos asociados con el transporte de bienes hasta que el comprador los recibe.

Es decir, compromete al vendedor a gestionar la transportación y sus costos asociados, los permisos de autorización de exportación y la documentación aduanera requerida en el puerto de destino.

Artículos relacionados

Desde luego, esto conlleva riesgos como pago de impuestos, costos de almacenamientos si hay demoras, e incluso sobornos.

“Esto es muy ventajoso para el comprador ya que, al pagar el envío calculado por el vendedor, se quita de encima todas las obligaciones, trámites y riesgos, incluso la contratación de empresas especializadas en exportaciones e importaciones” señala Logex.

En ese sentido, la ventaja para el vendedor es que, al facilitarle la vida al comprador pueden hacer negocios globales más fácilmente, sobre todo con el auge del comercio electrónico, y porque la mayoría de quienes hacen este tipo de compras no pueden cumplir con los trámites requeridos.

Para realizar todo esto, normalmente las empresas vendedoras se apoyan en compañías de paquetería que se encargan de los trámites, como DHL, FedEx o UPS; en caso de envíos más grandes o bienes de capital, las empresas navieras también apoyan con los trámites necesarios.

Para ello, el comprador está obligado a entregar al vendedor los documentos necesarios para los trámites aduanales, así como un aviso en caso de devolución o reembolso.

Así es el proceso del DDP

1. El vendedor empaca y prepara los bienes para su transporte junto con su documentación.

2. Elige a la empresa transportadora internacional que debe contar con licencias de importación/ exportación y revisa los términos comerciales.

3. El vendedor entrega los bienes a la empresa que se encarga de la transportación.

4. Cuando los bienes llegan a su destino, se deben obtener las autorizaciones de importación en el país; en algunos casos puede haber demoras en el proceso, lo que lleva a considerar tarifas adicionales de almacenamiento.

5. La aduana puede añadir Impuestos de Valor Agregado a los envíos que debe pagar el vendedor.

6. Un socio local entrega los bienes en el domicilio del cliente; a partir de este momento el cliente asume los riesgos.

¿En qué casos es recomendable?

Para Logex, el DDP es recomendable cuando los costos son estables y fáciles de predecir; el vendedor corre con el mayor riesgo, pero en el eCommerce es muy importante ofrecer el servicio completo para las relaciones con los clientes, sobre todo cuando son individuos comprando bienes.

Publica aquí!