Autotransporte de cargaCargaÚltimas noticias

Pérdidas para el autotransporte equivalen a fortuna del dueño de Amazon

La falta de apoyos y de una política pública por parte de los gobiernos del mundo, conducirán a una ola de quiebras sin precedentes para el sector del transporte en carretera.

Una investigación elaborada por la Organización internacional del transporte por carretera (IRU, por sus siglas en inglés), puso el dedo en la llaga. El impacto catastrófico que supone la pandemia para el autotransporte no está siendo atendido de manera correcta por la mayoría de los gobiernos.

El altísimo riesgo de insolvencia financiera identificado en el sector conducirá a quiebras masivas para las empresas, lo que tendrá un efecto devastador en la economía mundial y en la capacidad para recuperarse de la crisis.

Clasificadas en una escala de riesgo del 1 al 10, todas las regiones del mundo se encuentran en los niveles más altos (9 en el caso de Norteamérica). Los indicadores evaluados en el estudio incluyen la rotación de activos fijos, el flujo de caja previsto y el punto de inflexión de los ingresos reales.

Pérdidas son millonarias (literal)

Según las estimaciones de IRU, las pérdidas para el transporte por carretera (mercancías y pasajeros) superarán el billón de dólares a nivel mundial en 2020. Esta cifra es similar a la fortuna que ha llegado a alcanzar Jeff Bezos, dueño de Amazon, uno de los hombres más adinerados del planeta.

No obstante, si no se toman medidas inmediatas, se espera que estas pérdidas sigan aumentando durante la segunda ola de la pandemia.

Por ello, los miembros de IRU han llamado a una acción global para que los gobiernos apoyen urgentemente al transporte por carretera.

“Sin una acción gubernamental inmediata, un número impactante de operadores de transporte por carretera irán a la quiebra en los próximos meses, causando daños irrevocables a las cadenas de suministro y redes de movilidad”, advirtió Umberto de Pretto, secretario general de IRU.

La ayuda es particularmente crucial en tres áreas: subvenciones en efectivo para abordar la liquidez, flexibilidad de las primas de seguros y exención de impuestos y cargos.

México a la deriva

En el caso de nuestro país, el panorama no es alentador. El Presupuesto de Egresos de la Federación para 2021 no sólo no incluyó recursos para un programa integral del autotransporte, sino que además desapareció los 3,300 millones de pesos de presupuesto al Fondo Metropolitano, instrumento que sirve para impulsar el mejoramiento del transporte urbano de pasajeros.

De acuerdo con Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones, ANPACT, al dejar de lado estos recursos, se está frenando la renovación de las unidades, cuya edad promedio en México es cercana a los 18 años.

Otro tema es la suspensión del trámite de emplacamiento por el cierre de oficinas. De acuerdo con la SCT, desde el mes de julio se tiene registro de 11,404 citas para los operadores que cuenten con los requisitos vigentes.

No obstante, cifras de la Dirección General de Autotransporte Federal, DGAF, advierten que hasta agosto de este año se han entregado 20,956 placas a unidades motrices y de arrastre del servicio público federal, casi la mitad de las registradas en el mismo periodo de 2019.

La lentitud en la reactivación del sistema de citas ha retrasado la venta de unidades y por ende la renovación de la flota.

En este sentido, organizaciones transportistas sugieren la renovación de las unidades bajo esquemas de estímulos directos o fiscales, lo cual beneficiaría a los micro y pequeños transportistas (hombres-camión) que representan el 90% del total de empresas de autotransporte federal que existen en el país.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUÍ!

Back to top button