AutomotrízÚltimas noticias

(Video) Compra un tesla eléctrico y le monta un motor a gasolina

¡Ah! Los coches eléctricos. Tan baratos de mantener, tan potentes y, sobre todo, tan silenciosos. Solo tienen un punto débil reconocido y del que se mofan quienes conducen vehículos con motor de combustión: su autonomía.

Por lo general, los usuarios de coches eléctricos están más que satisfechos con su compra, que muchas veces supone un punto de no retorno.

El youtuber Warped Perception, tiene acostumbrados a su millón largo de seguidores a hacer todo tipo de cambios en cualquier gadget, y tal vez por eso a nadie le sorprendió la que tenía preparada.

Harto de tener que parar para cargar la batería de su Tesla con más frecuencia de la que desearía, no se le ocurrió otra cosa que transformarlo en un híbrido. ¿Cómo? Incorporando un generador de gasolina en la bandeja superior del maletero.

Sabemos lo que estás pensando: este concepto ya existía en el BMW i3 en su variante REX y en el Opel Ampera; en estos modelos, un pequeño generador de combustión se activaba en cuanto el sistema detectaba que la batería había alcanzado un porcentaje bajo de carga.

Un Tesla “híbrido”

Estos pequeños motores extendían bastante la autonomía de los vehículos, pero no dejaban de ser trampas en el solitario: ¿Qué sentido tiene comprar un vehículo eléctrico para seguir siendo dependiente de las gasolineras?

Pues bien, nuestro protagonista ha elevado más, si cabe, este despropósito al montar un propulsor de 400 cc en la parte trasera, con una protuberancia exterior y, de hecho, con todo el motor asomado. En el vídeo en que se demuestra la hazaña se puede escuchar el ruido (insoportable) y el humo que desprende; todo un shock ver un Tesla contaminando…

Warped se hizo a la carretera cumpliendo a rajatabla su compromiso de no detenerse a cargar ni una sola vez durante 2.500 kilómetros. ¿Lo ha logrado? La respuesta corta es sí, ha recorrido esa distancia sin detenerse en ningún cargador, pero espera, porque la letra pequeña de esta historia es la protagonista, que detallamos a continuación .

No se ha detenido a cargar en un punto de recarga, pero ha reconocido que se veía obligado a detenerse durante 5 o 6 horas al día para esperar que el pequeño motor cargara la enorme batería del Tesla.

Estas cargas, te recordamos, eran bajo el martilleo del escandaloso motor, con lo que tampoco había un descanso real. ¿Por qué era necesario detenerse? Porque el Tesla en funcionamiento consumía muchos más kilovatios que los generados por el motor.

Y el pequeño motor no descansaba… ni dejaba descansar a nadie. Warped reconoce que se veía obligado a aparcar el vehículo bien lejos de los hoteles en los que pernoctaba.

Este ritmo sin descanso le llevó a estar “completamente agotado, tanto que a veces era incapaz ni de hablar”. Vamos, que echaba de menos ya los supercargadores de la compañía y el silencio de un vehículo eléctrico.

En definitiva, una experiencia fallida, en términos de eficiencia y conducción, pero un experimento divertido, y sobre todo, con un elevado componente de clickbait.

Hay que recordar que esto se mueve en YouTube, que esta plataforma da mucho dinero, y que Warped vive de eso. Solo así se puede entender el título del vídeo: “Tesla inalámbrico: he conducido 2.500 kms sin cargar”…

PUBLICA AQUÍ!

WP to LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com