Carreteras e infraestructuraTecnología en el transporteÚltimas noticias

¿Por qué se habla tanto de carreteras inteligentes?

Aunque no es nada nuevo ni un concepto del que no se haya hablado antes, lo cierto es que hablar hoy en día de carreteras inteligentes es hacerlo de infraestructuras públicas que cada vez están más próximas de ser realidad.

De hecho, en países como México, donde cada vez es más importante su función como hub continental, apostar por este tipo de actuaciones en infraestructuras de transporte será clave para continuar con la senda del crecimiento económico al permitir mejorar, agilizar y asegurar un transporte no solo que conecta con Norteamérica sino que, con las nuevas aperturas fronterizas de Sudamérica, se va a convertir en el punto de encuentro y almacenaje de demanda y oferta.

No solo se están incorporando a las flotas comerciales tecnología en forma de herramientas como la monitorización de vehículos vía gps satélite o mediante un sistema de cámaras para vehículos que permite monitorizar la carga y la situación del conductor en cabina, así como las incidencias en las vías, sino que su objetivo, una vez ya está en marcha esa automatización, es conectar gracias al 5G con las denominadas smart-roads.

¿Cuáles son los objetivos de las carreteras inteligentes?

La seguridad va a ser clave en las próximas décadas, así como la sostenibilidad. De ahí que uno de los primeros objetivos sea mejorar la eficiencia de la conducción y seguridad y, sin duda, reducir considerablemente la contaminación.

El objetivo que están buscando los fabricantes pasa por crear camiones capaces de ser autónomos durante más de 1000 kilómetros gracias a las nuevas alternativas de combustible gracias al hidrógeno – que en un futuro se espera dar el salto a que su producción sea verde – y a las cabinas eléctricas, algo más habitual hoy en día.

Gracias a esto, la realidad de los vehículos autónomos que se integren en los sistemas de asistencia al conductor será una realidad.

“Lo que van a permitir este tipo de carreteras es conectarse con las cabinas y ser capaces de ofrecer información de relevancia relacionada con el tráfico. Accidentes, cambios de volumen de tráfico o metereología, e incluso el estado del firme serán solo algunas de las informaciones que intercambiarán para garantizar una mejor conducción y, sobre todo, más segura” explican desde el sector.

Si las flotas comerciales ya han hecho su esfuerzo gracias a herramientas tecnológicas, es el momento de aplicar todas esas ventajas en la cadena de suministro en la parte que le afecta del transporte desde las plataformas de logística creadas.

Hoy en día, una de las fórmulas que menos retrasa las entradas de productos es, precisamente, la vía terrestre. Agilizando todos los trámites gracias a documentación digitalizada, sería aún más rápida la entrega. Las carreteras inteligentes son parte de este esfuerzo.

México está creando una red de fábricas de electrónica y productos que compiten actualmente con los pedidos que se hacían a Asia. Y todo gracias, precisamente, a la capacidad de transporte que ha creado en los últimos 5 años.