Carreteras e infraestructuraInternacionalÚltimas noticias

Ómicron: Restringir viajes en las fronteras es un suicidio, indican organizaciones

Las reacciones instintivas de los líderes mundiales a la variante Ómicron están poniendo a los trabajadores del transporte y a la cadena de suministro mundial en mayor riesgo de colapso. 

Así lo advirtieron las organizaciones internacionales de transporte y los sindicatos que representan el transporte por carretera, aéreo y marítimo.

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) y la Unión Internacional de Transporte por Carretera (IRU), entre otras, han pedido a los gobiernos que no vuelvan a imponer restricciones fronterizas que limitan aún más la libertad de movimiento de trabajadores del transporte internacional.

“Los trabajadores del transporte transfronterizo, incluidos la gente de mar, la tripulación aérea y los conductores, deben continuar con su trabajo y cruzar las fronteras sin reglas de viaje demasiado restrictivas, para mantener en movimiento las cadenas de suministro que ya están enfermas”

Una semana después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) designara a la nueva cepa Ómicron como una “variante de preocupación”, al menos 56 países han vuelto a imponer diversos grados de restricciones de viaje en todo el mundo.

Los organismos de transporte, que representan más de 20 billones de dólares del comercio mundial anualmente y 65 millones de trabajadores del transporte mundial en toda la cadena de suministro, piden que se ponga fin al enfoque apresurado y fragmentado de las reglas de viaje por parte de los gobiernos.

“Ahora es el momento de que los jefes de estado escuchen a los líderes de la industria y a los trabajadores, tomando juntos acciones decisivas y coordinadas para aliviar la tensión en la cadena de suministro y apoyar a una fuerza laboral de transporte global agotada durante la ajetreada temporada navideña”.

Para Willie Walsh, Director General de IATA, después de casi dos años de lidiar con COVID-19, se debería haber progresado más allá de estas respuestas instintivas y descoordinadas que han tomado algunos países.

“Las restricciones fronterizas que impiden que la tripulación aérea haga su trabajo no harán nada para evitarlo y, al mismo tiempo, infligirán un daño grave a las cadenas de suministro globales que aún se están recuperando, así como a las economías locales”.

Gobiernos incumplen acuerdos

A la par, los organismos de transporte expresaron su frustración por el hecho de que los gobiernos estuvieran incumpliendo las medidas claras que se dieron a los líderes mundiales en septiembre, las cuales eran:

-Garantizar la circulación libre y segura de los trabajadores del transporte.

-Dar prioridad a los trabajadores del transporte para recibir vacunas reconocidas por la OMS.

-Adoptar protocolos duraderos de viaje y salud desarrollados por la industria para la gente de mar, los conductores y la tripulación aérea, con el respaldo de la OMS, la OIT, la OMI y la OACI.

-Crear certificados y procesos de vacunación armonizados a nivel mundial, digitales y mutuamente reconocidos para demostrar las credenciales de salud que son fundamentales para garantizar que los trabajadores del transporte puedan cruzar las fronteras internacionales.

-Aumentar el suministro mundial de vacunas por todos los medios a su disposición para acelerar la recuperación de nuestras industrias.

¿Qué pasará en la frontera entre México y Estados Unidos?

El jueves pasado, el presidente de EU, Joe Biden, anunció que todas aquellas personas que deseen ingresar al país deberán presentar una prueba negativa de Covid-19 efectuada un día antes de abordar el vuelo o de cruzar la frontera vía terrestre, sin importar si están vacunados o el país de donde provengan.

A la par, el gobierno estaría considerando exigir a los viajeros que vuelvan a someterse a una prueba de Covid entre tres y cinco días tras su llegada a suelo estadounidense.

Si bien el transporte de carga continúa siendo una actividad esencial, se espera que las nuevas medidas propicien mayores tiempos de espera para los operadores de carga que cruzan desde y hacia México, en medio de una severa escasez de conductores que azota a ambos países.

La problemática se acentúa si consideramos que la frontera de México y Estados Unidos es una de las más transitadas del mundo, diariamente miles de personas y vehículos de carga atraviesan esta línea divisoria por razones comerciales y laborales, entre otras.

Los camiones de carga representan el 7.9% del total de los vehículos motorizados que cruzan la frontera norte, con una cifra mensual que fluctúa alrededor de las 550 mil unidades, donde casi el 72% viajan cargados y el 28% restante circulan vacíos.

A partir de marzo de 2020, esta rutina se ha visto alterada significativamente por el impacto de las restricciones de circulación y el cierre temporal de actividades laborales y comerciales en las ciudades fronterizas debidas al Covid19.

Desde enero a marzo de 2020 no se observó una afectación en el total de camiones de carga cruzando la frontera, sin embargo, el rubro de camiones cargados comenzó a mostrar menor dinamismo en este periodo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *