Carreteras e infraestructuraInseguridadÚltimas noticias

Monterrey-Nuevo Laredo, la carretera del terror donde desapareció Debhani Escobar

El pasado 9 de abril, Debhani Escobar, una joven de 18 años, desapareció en la carretera Monterrey-Laredo luego de asistir a una fiesta con unas amigas.

De acuerdo con lo reportado por las autoridades, la joven subió sola a un auto de un ‘chofer de confianza’ recomendado por sus amigas.

Sin embargo, circula una fotografía donde se le ve a Debhani ser abandonada en la carretera a Laredo durante la madrugada del 9 de abril.

Monterrey-Laredo, el camino del terror

La carretera federal 86 Monterrey-Nuevo Laredo abarca 219 kilómetros y es una de las principales autopistas en el norte del país, desde donde une a los estados de Nuevo León y Tamaulipas.

El tramo carretero es usado principalmente por operadores de carga, quienes transportan mercancía hacia y desde Estados Unidos. No obstante, es una de las carreteras más peligrosas del país.

El pasado 12 de abril, tres integrantes de una familia originaria de Texas fueron hallados sin vida al interior de un depósito de agua en el municipio de Anáhuac, Nuevo León, cerca de un año después de que el FBI reportara su desaparición en la carretera Monterrey-Laredo.

Hasta julio del 2021, se tenía el registro de al menos 71 personas desaparecidas alrededor del Km. 26 de dicha carretera.

La mayoría de ellas son hombres de entre 18 y 40 años, cuya ocupación es ser conductores de transporte de carga o de personas (tráiler y taxis).

“El hecho de que la mayoría de desaparecidos sean conductores de transporte de carga y servicios de Uber o taxis en general hace pensar que usan los transportes para disimilar sus actividades criminales”, señaló la titular de la Comisión Nacional de Búsqueda, Karla Quintana.

En tal escenario, la violencia en Nuevo Laredo (asaltos, secuestros y bloqueos en carreteras) se ha intensificado desde 2018, presumiblemente efectuadas por El Cartel Del Noreste, un ‘remake’ del Cártel de los Zetas.

La Secretaría de Gobernación (SEGOB), consideró que esos hechos son parte de la guerra entre los cárteles del Noreste y Jalisco Nueva Generación.

“Casi diario hay balaceras y enfrentamientos, aquí el crimen está a todo lo que da”, refiere Rubén, operador de carga en la frontera y originario de Nuevo Laredo.

Otro testimonio asegura que la ausencia de curvas en dicha carretera facilita la operación de los delincuentes, quienes le cierran el paso a los operadores para secuestrarlos.

De acuerdo con el testimonio de algunos operadores recabados para una nota publicada por Transporte.mx en julio de 2021, se tiene identificada la caseta de cobro de Sabinas Hidalgo hasta el entronque a Vallecillo como el área donde más asaltos y secuestros se presentan.

Empresa de transporte, el último lugar donde se le vio

Tras más de una semana desaparecida, se dieron a conocer nuevos videos de la carretera Monterrey-Nuevo Laredo donde se ve a Debhani ingresar presumiblemente a una empresa de transporte de carga durante la madrugada del 9 de abril.

Las cámaras de seguridad de un hotel captaron el momento en el que ella baja del taxi, cruza hacia el otro lado de la vialidad y camina hasta llegar a la empresa rotulada en la fachada como Alcosa Traslados Internacionales, lugar al cual entró por su propio pie, pero nunca fue captada saliendo.

La Fiscalía General del Estado de Nuevo León centrarán las investigaciones en este sitio para saber qué ocurrió con Debhani.

La compañía de transporte señalada ofrece servicios de carga general, hot shot y equipo especializado en diferentes puntos del país.

Su oficina matriz está ubicada en General Escobedo, Nuevo León, y cuenta con oficinas en las ciudades de Durango, Durango, Poncitlán, Jalisco y Apizaco, Tlaxcala.

De acuerdo con reportes, el área donde se localiza la empresa es una zona industrial. Hasta el cierre de esta nota, la compañía no ha emitido ningún comunicado sobre los sucesos señalados.

Sin embargo, en redes sociales circula el testimonio de una mujer que acusa a uno de los operadores de la empresa de presumiblemente haberle dicho improperios y hacerle señas obscenas hace unos días.

El post de la usuaria Anah Marroquín Uresti, el cual fue escrito en el Facebook de la compañía y posteriormente fue eliminado, señala que esta mala experiencia la tuvo con un empleado que iba manejando una camioneta con el logotipo de Alcosa, por lo que decidió llamar a la empresa sin recibir una respuesta satisfactoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *