Autotransporte de cargaCargaInseguridadInternacionalÚltimas noticias

“Los polleros cobran hasta 200 mil pesos”. Así es el martirio de los migrantes para cruzar a EU

“Por favor, ayúdenos”, fue el grito de auxilio desde el interior de un tractocamión en un remoto camino vecinal en San Antonio, Texas. Un empleado municipal escuchó los gritos el lunes 27 de junio poco antes de las 6 de la tarde.

Al abrir la unidad, el hombre se encontró con la dantesca escena: cadáveres al por mayor y decenas de heridos. Luego de la llegada de la policía, los cadáveres fueron colocados en bolsas, aunque éstas resultaron insuficientes para el número de cuerpos que continuaban en el interior del camión.

Ante la situación, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, informó que la Fiscalía General de la República abrirá una investigación para aclarar los hechos que dieron como resultado la muerte de al menos 50 migrantes (entre ellas 22 mexicanos) dentro de la caja del tráiler.

“Sostuve llamada con el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, quien ha dispuesto abrir carpeta de investigación respecto a la tragedia en San Antonio Texas por hechos relacionados en nuestro territorio”.

“Me comparte vuela equipo hacia Texas para ese fin (de semana)”, señaló el canciller en su cuenta de Twitter.

Migrantes, transporte de carga y caos

Se estima que, cada año, cerca de 3 millones de migrantes ingresan ilegalmente a Estados Unidos: la mayoría de ellos acceden clandestinamente en camiones que pasan la frontera en las peores condiciones.

Raúl es un comerciante de 41 años de edad. Hace algún tiempo y ante la falta de oportunidades, pensó en cruzar ilegalmente hacia Estados Unidos (EU). Para ello, se comunicó con algunas personas quienes supuestamente lo ayudarían a cruzar.

“Me dijeron que me pasarían por distintos camiones de carga, pero antes me iban a alojar en ‘casas de seguridad’, me querían cobrar como 200 mil pesos”, relata.

Al no tener esa cantidad, le dijeron que podría pagar menos dinero, pero tendría que viajar en una pequeña camioneta que estaría haciendo muchas paradas, y que el viaje podría tardar hasta cuatro semanas.

Al final, Raúl desistió de esa posibilidad y halló el trabajo de comerciante que actualmente posee. No obstante, este acercamiento le permitió conocer cómo se mueve esta red ilegal.

“Muchos de estos polleros ya no son como los de antes que trabajaban por su cuenta, la mayoría trabaja para cárteles y trasladan a la gente en camiones de carga o autobuses que rentan”.

Según su relato, estos ‘coyotes’ ahora pertenecen a compañías o redes más complejas, donde existen diversos intermediarios entre transportistas, dueños de casas de seguridad, guías, policías, agentes, etc.

De acuerdo con un estudio del Colegio de la Frontera Norte, para llegar hasta su destino, los migrantes y sus ‘coyotes’ se ven obligados a innovar continuamente rutas, medios de transporte, lugares de entrada y de salida del territorio mexicano.

Todo esto va en función de los nuevos obstáculos interpuestos por las fuerzas de seguridad.

No obstante, muchas de estos camiones utilizan logos clonados de empresas que pertenecen a industrias de transporte, lácteos, abarrotes o paquetería.

La clonación y/o rotulación de estos vehículos se lleva a cabo en talleres clandestinos, en su mayoría ubicados en la frontera de Chiapas con Guatemala, lugar donde inician los trayectos en vehículos rumbo a la frontera.

De acuerdo con cifras oficiales, el negocio de la migración en rutas de Centroamérica y México genera ganancias de hasta 6,000 millones de dólares al año.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUÍ!

Back to top button