Camiones y equipo de transporteTecnologíaÚltimas noticias

Los camiones eléctricos se enfrentan a un nuevo problema: la escasez de baterías

Tesla volvió a ser noticia esta semana, luego de anunciar que el lanzamiento de su semirremolque eléctrico tendrá que esperar (una vez más).

De acuerdo con la compañía de vehículos eléctricos, el Tesla Semi se lanzará hasta 2022, tres años más tarde de lo planeado.

La empresa fundada por Elon Musk, ha tomado esta decisión debido a “la disponibilidad limitada de celdas de batería y los desafíos de la cadena de suministro global”.

La compañía también dijo que su producción se ha visto afectada por la congestión en los puertos, por lo que está presentando el proyecto para concentrar los recursos en la construcción de dos fábricas en Berlín y Austin.

Según reporta Business Insider, la idea de un camión a batería ha atraído la atención de empresas masivas como UPS y FedEx quienes, ansiosos por ahorrar en costos de reabastecimiento y mantenimiento, han realizado reservas para adquirir el Semi.

No obstante, el desarrollo del camión de Tesla ha sido lento incluso antes de que la pandemia cambiara las cadenas de suministro globales.

Cuando Tesla anunció por primera vez el Semi en 2017, su objetivo era comenzar a entregar las primeras unidades en 2019.

Escasez de chips y baterías, los grandes retos para el sector

Nikola Tre

Toda la industria automotriz se ha visto obstaculizada por la escasez de microchips, que son cruciales para todo tipo de sistemas de vehículos.

A la falta de chips, el sector de vehículos eléctricos (tanto ligeros como pesados), se enfrentará a otro problema: la escasez de celdas de baterías.

“Cuando termine la escasez de chips, la mayor escasez de suministro que enfrente la industria serán las baterías”, dijo en una entrevista Yang Hongxin, presidente de SVolt Energy Technology.

En marzo pasado, el director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, advirtió que su módulo insignia Megapack ya se vendió hasta fines de 2022 y que el suministro de baterías se veía obstaculizado por la escasez de celdas de batería y chips semiconductores.

A pregunta expresa sobre la fabricación de su modelo Cybertruck, Tesla dijo que tiene un plan de respaldo que consiste en utilizar sus actuales baterías 2170, y añadió que sus proveedores de células de batería duplicarán la producción el próximo año.

Si bien se está incrementando la capacidad de producción de celdas de iones de litio en EU, Europa y China, la construcción de las fábricas de celdas lleva tiempo.

De acuerdo con un informe del Centro de Investigación Automotriz, Duisberg, las marcas VW y Tesla TSLA están por delante en la carrera para asegurarse de que haya suministros cruciales disponibles, mientras que la matriz de BMW y Mercedes, Daimler, corren el riesgo de quedarse rezagadas.

Falta de baterías se acentuará en los próximos años

En los próximos años, la capacidad de producción de celdas de batería será escasa porque la demanda se incrementará y la expansión de las fábricas será lenta.

Con el plan de EU y China de expandir la movilidad eléctrica a gran escala, y las regulaciones europeas de CO2, la demanda de eléctricos y de baterías de iones de litio aumentará significativamente.

De acuerdo con el reporte de Duisberg, la actual escasez de baterías reducirá a 4,4 millones de vehículos de la posible producción global en 2026 y no alcanzará el equilibrio hasta 2030.

Mientras tanto, en el mercado general, las ventas se estabilizarán a medida que continúe la recuperación del bloqueo pandémico y se restablezca el suministro de chips, sin embargo, entre 2022 y 2029 se perderán 18,7 millones de vehículos eléctricos recargables debido a la escasez de celdas de batería.

Según dijo BloombergNEF en un informe anual de New Energy Outlook, se prevé que, para 2030, la demanda de baterías de iones de litio para el transporte y el almacenamiento de energía se incremente hasta 5.9 teravatios-hora al año, lo que afectará invariablemente a las cadenas de suministro.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUÍ!

Back to top button