DAF MEXICO
AutomotrízÚltimas noticias

Este auto eléctrico Citroen se vendería por menos de 500,000 pesos; pero aún no llega a México

Stellantis, el tercer fabricante mundial de automóviles, presentará a mediados de octubre su primer coche eléctrico asequible fabricado en Europa, el nuevo Citroen e-C3, con el que busca contrarrestar la llegada al mercado europeo de marcas chinas de menor costo.

La mala noticia es que Citroen no vende autos en México.

Los vehículos eléctricos (VE) son más caros que los de combustibles fósiles y los fabricantes europeos planean modelos más baratos alentados por subvenciones gubernamentales.

Francia, por ejemplo, prevé una subvención para los VE producidos en Europa, ya que tendrían una menor huella de carbono que los modelos importados, y un programa de leasing social que ofrecería VE por unos 100 dólares. al mes a los hogares más pobres.

Esta subvención a los vehículos eléctricos se presentará en octubre para los coches que se entreguen en 2024, dijo una fuente gubernamental a Reuters.

La necesidad de modelos europeos más asequibles ha sido impulsada por las marcas chinas de vehículos eléctricos, que se consideran una amenaza para los fabricantes europeos, ya que pueden ofrecer modelos más baratos.

Hasta ahora, los fabricantes chinos se han centrado en los vehículos eléctricos de mayor tamaño, pero se espera que traigan a Europa modelos más pequeños y baratos a medida que amplíen su presencia.

En el mercado francés, los modelos eléctricos más asequibles son el Renault Dacia Spring de fabricación china y el Renault Twingo eléctrico, que cuestan 21 mil euros (22 mil 806 dólares) y 25 mil euros, respectivamente. El Twingo dejará de fabricarse a mediados de 2024.

¿Cuál es el precio del Citroën e-C3?

El nuevo e-C3, un auto urbano más grande que estos dos modelos, llega en el momento oportuno al mercado, ya que se venderá por menos de 25 mil dólares, dijo a periodistas el director general de Citroën, Thierry Koskas.

La batería del e-C3 tendrá una autonomía de 300 kilómetros y se fabricará probablemente en China, según tres fuentes familiarizadas con el asunto.

Dado que la batería representa una parte sustancial del valor de un vehículo eléctrico, Stellantis espera obtener una exención de la normativa para poder optar a una subvención del Gobierno francés, según una de las fuentes.

El régimen propuesto se dirige a los vehículos ensamblados en Europa, con el argumento de que su fabricación produce menos CO2. El hecho de que una parte importante del coche de Citroën se fabrique en China pone en duda que pueda acogerse a las subvenciones.