DAF MEXICO
CombustibleÚltimas noticias

Estas son las marcas de combustibles más caras en México

Los precios del diésel y las gasolinas en los centros de servicio de México continúan registrando cifras históricas durante este mes de julio.

Del 28 de junio al 4 de julio, el precio más alto registrado en diésel fue de $23.13 por litro, con margen de $3.13, en Servicio Cimogua, franquicia G500, en San Luis Acatlán, Guerrero.

El precio más bajo fue de $20.39 y un margen de $0.29, en Petroáguila, franquicia Eagle Gas, en Mazatlán, Sinaloa.

38D8B909 0A21 40E1 9CC1 B7F20B975A3D

La subprocuradora de Servicios y encargada de Despacho de la Profeco, SuritBerenice Romero Domínguez, indicó que el diésel registró un precio promedio nacional de $21.68.

Esta cifra supera la registrada en el último reporte, cuando el combustible se vendió en promedio en $21.66 por litro, el número más alto hasta ese momento en los registros de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

En tanto, la gasolina regular registró al 9 de julio un precio promedio nacional de $20.55 el litro, mientras que la premium se situó en $22.32.

¿Cuáles son las marcas de gasolineras más caras?

Según el monitoreo hecho por la Profeco, las marcas de combustibles más caras en el país son:

-Chevron

-Redco

-Windstar

Mientras que las más baratas son:

-G500

-Total

-Orsan

Litros incompletos, otro problema que va al bolsillo del usuario

A los altos costos de los combustibles para transportistas y automovilistas, se le debe sumar la entrega de litros incompletos en la gran mayoría de las gasolineras del país.

De acuerdo con testimonios, por cada litro despachado existe un faltante de hasta 200 mililitros. Con ello, se estima que la entrega de gasolina es 17% menor a la solicitada por el usuario.

Esta actividad ilícita se efectúa mayoritariamente mediante los dispositivos electrónicos llamados ‘rastrillos’, los cuales están en la bomba de gasolina y manipulan el suministro de combustible.

Al estar ubicado en la bomba de gasolina, se altera el software para conectar artificialmente diversos puntos de control de la bomba.

Según el ex procurador Federal del Consumidor, Ricardo Sheffield Padilla, la mayoría de estos dispositivos se usan en gasolineras alejadas de las ciudades. 

“Regularmente a las salidas de carreteras, es dónde más hemos encontrado dispositivos para robar combustible”, indicó durante una conferencia matutina.

Tan sólo del 2 al 8 de julio de este año, se ha presentado un total de 161 denuncias ante Profeco por medio de la aplicación Litro por Litro.

Ante ello, se realizaron 154 visitas a distintas gasolineras del país, en las que en nueve casos se encontraron irregularidades en dar litros completos. Por este motivo, se inmovilizaron 13 mangueras y/o bombas.

Publica aquí!