CargaInseguridadÚltimas noticias

El ‘Dónde quedo la bolita?’ podría bajar robos de camiones de carga

¿Qué tiene que ver el robo al autotransporte en carretera con el conocido juego de ‘dónde quedó la bolita’? Antes de contestarte sobre esta extraña relación, debes saber algo.

Según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, SESNSP, y de la Fiscalía General de la República, FGR, en lo que va de 2020 se han presentado 11,139 carpetas de investigación relacionadas al robo de autotransporte de carga.

Los alimentos, bebidas, equipo de construcción y químicos son las mercancías con más frecuencia de robo. Como consecuencia, las empresas de autotransporte están recurriendo a camuflar sus camiones colocando información sobre productos poco atractivos o sin información alguna.

Por desgracia, no ha sido suficiente. Ante ello, ha tomado fuerza un innovador enfoque logístico llamado ‘internet físico’, donde la carga es encapsulada en contenedores inteligentes y modulares, permitiendo la manipulación y envío de distintas mercancías contenerizadas en un mismo vehículo.

De acuerdo con la Escuela de Negocios (EAE Business School), la interconectividad digital y operacional de mercancías es la idea de fondo detrás del ‘internet físico’. Con este sistema, se pretende consolidar la carga (o en pocas palabras se trata de ‘confundir’ a los delincuentes).

¿Cómo funciona el ‘internet físico’ y cuáles son sus beneficios?

Un estudio del Instituto Mexicano del Transporte, IMT, encontró grandes beneficios derivados de este sistema, en el cual los contenedores tienen la capacidad de admitir diferentes productos en el mismo contenedor (mix de productos).

“Inicialmente, esta propiedad tuvo el propósito de elevar el factor de carga de los vehículos, pero resultado de análisis más profundos, se identificó que permite mitigar el riesgo de robo al mezclar productos de alto valor con aquellos poco atractivos”, indica Eduardo Flores, investigador del IMT.

Se trata de una propiedad en donde los embarques de los productos de alto y bajo valor se mezclan. Por lo tanto, someten a los criminales a un reto similar al que deben enfrentar los participantes del ‘juego de la bolita’.

Lo anterior se basa en el alto grado de especialización logística por tipo de producto que han adquirido las bandas criminales.

La captura de embarques completos de un mismo producto es lo que está “rentabilizando” la acción criminal en carretera, ya que los delincuentes también calculan los costos asociados a capturar, almacenar, distribuir y vender los productos robados.

Es decir, si se trata de un embarque completo, el dispositivo que montan se rentabiliza debido al volumen. Sin embargo, si esa cadena de suministro criminal altamente especializada, se encuentra con que solo un porcentaje del envío es sobre el que pueden tener una ganancia, el incentivo del robo al autotransporte en carretera tenderá a disminuir.

La investigación del IMT asume que, al encontrar que los vehículos están cargados con diversos porcentajes de diferentes tipos de productos, las bandas criminales no tendrán el suficiente incentivo económico (más bien complicaciones operativas), para obtener la rentabilidad necesaria.

Otra ventaja de este sistema es que los contenedores están diseñados en tamaños modulares para consolidar-desconsolidar bloques, a través de su propiedad de ensamble (al estilo de los bloques ensamblables usados por los infantes para construir).

¿Qué se necesitaría para que el sistema fuera realidad?

Para los investigadores del IMT es necesario desarrollar el enfoque de colaboración entre empresas, impulsando alianzas. Esto permitiría consolidar productos ‘atractivos’ con ‘no atractivos’ para la delincuencia operando en los distintos tramos de diferentes pares origen-destino.

Actualmente, el ‘internet físico’ forma parte de un programa piloto en Europa con participación de expertos de Estados Unidos, el cual busca incrementar la efectividad logística en el transporte de carga.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUÍ!

Back to top button