Camiones y equipo de transporteTecnologíaÚltimas noticias

Con ustedes, el primer prototipo de dúmper articulado de hidrógeno en el mundo

Las posibilidades que brindan el hidrógeno y las pilas de combustible para el transporte de carga parecen infinitas, pero (al menos hasta ahora), son contadas las pruebas que proporcionan resultados fehacientes sobre su funcionamiento.

Ahora, Volvo ha alcanzado un hito importante con la prueba de un prototipo de dúmper (camión de volteo) articulado de pila de combustible de hidrógeno libre de emisiones, el Volvo HX04.

“Si bien es un prototipo temprano, esta innovación brindará información valiosa sobre las oportunidades del hidrógeno en la transformación de la energía junto con las soluciones de baterías eléctricas”, señala Carolina Diez Ferrer, directora de programas de ingeniería avanzada de Volvo CE

Un ‘Charlie eléctrico’
El Volvo HX04 es el resultado de un proyecto de investigación que se llevó a cabo entre 2018 y 2022, con financiamiento de FFI, una colaboración nacional entre la Agencia Sueca de Innovación VINNOVA, la Agencia Sueca de Energía y la Administración Sueca de Transporte.

El desarrollo y construcción del prototipo de seis ruedas se llevó a cabo en gran medida en las instalaciones de Volvo CE en Braås, Suecia, el mismo lugar donde nació Gravel Charlie, el primer dúmper articulado del mundo, allá por 1966.

Esta es la razón, por la que el Volvo HX04 recibió el sobrenombre de “Charlie eléctrico”.

No obstante, la infraestructura para el hidrógeno aún está en desarrollo, lo que significa que repostar el Volvo HX04 es un aspecto importante a resolver en el proyecto.

Ante ello, Shell instaló una estación de servicio de hidrógeno de última generación en la pista de pruebas de Volvo CE en Braås.

¿Cómo funciona el Volvo HX04?
El proceso de repostaje de los vehículos de hidrógeno es rápido: el Volvo HX04 se carga con 12 kg de hidrógeno en alrededor de 7,5 minutos, lo que le permite funcionar durante aproximadamente cuatro horas.

Las pilas de combustible funcionan combinando hidrógeno con oxígeno y la reacción química resultante produce electricidad que alimenta la máquina.

En el proceso, las celdas de combustible también producen calor que puede usarse para calentar la cabina. Las pilas de combustible solo emiten una cosa: vapor de agua.

En principio, una celda de combustible funciona de manera muy similar a una batería, excepto que genera su propia electricidad a partir del hidrógeno a bordo, según sea necesario, en lugar de cargarse desde una fuente externa.

Si bien no está disponible comercialmente, los valiosos conocimientos del concepto inevitablemente informarán la producción futura.

Los vehículos eléctricos a batería y los biocombustibles están disponibles comercialmente en la actualidad, como alternativas más sostenibles al diésel, se espera la comercialización de máquinas impulsadas por hidrógeno durante la segunda mitad de esta década.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUÍ!

Back to top button