TecnologíaÚltimas noticias

Como la baja presión en las llantas del camión afecta el costo de los viajes

No es ningún secreto que una llanta desinflada puede iniciar un efecto dominó financieramente doloroso en las operaciones de una flota. El “Libraje” (PSI) bajo de inflado crea puntos débiles en la pared lateral de un neumático y, con el tiempo, aumenta la probabilidad de una explosión.

Eso, a su vez, afecta al camión, que debe esperar la asistencia de emergencia en la carretera. Por ahora, las pérdidas se acercan a las cuatro cifras.

“No solo tiene que pagar el costo de reemplazar la llanta, tiene que pagar para que alguien venga y dé servicio al vehículo”, señaló Sam Bracket, gerente de soluciones digitales de Continental Tire para las Américas, en un chat web reciente de mantenimiento de flotas. . “Estás perdiendo oportunidades; cuando el camión no está funcionando, no estás ganando dinero”.

La insatisfacción del cliente, los operadores frustrados son otros costos menos cuantificables, pero igualmente importantes a considerar.

Y eso es solo el comienzo. Una llanta desinflado 10 libras reducirá la vida útil de la carcasa en un 15 % y la vida útil de la banda de rodadura en un 10 %, al mismo tiempo que disminuirá la eficiencia del combustible, señaló Bracket.

De acuerdo con el Consejo de Tecnología y Mantenimiento de las Asociaciones Estadounidenses de Camiones, un neumático continuamente desinflado en un 20 % reduce su vida útil en un 30 %, mientras que el 40 % la reduce en un 50 %.

No poder revitalizar una llanta en sí puede costarle a la flota 7,000 pesos por llanta.

“Digamos que un nuevo neumático de tracción podría costar alrededor de $500; un recauchutado podría ser tan bajo como un tercio de ese costo, así que tal vez 150 dólares”, señaló Bridney Jordan, gerente de marketing de producto de llantas para camiones de Continental para América del Norte.

Y los neumáticos se pueden recauchutar tres veces, lo que equivale a cuatro ciclos de vida por neumático.

“Si piensas en el costo a lo largo del tiempo, ese es un gran beneficio”, dijo Jordan.

En total, Continental estima que las llantas tienen un impacto de más del 27 %. Esto incluye un 20 % para combustible y aditivos, un 5 % para mantenimiento y reparación, un 2 % directamente para neumáticos, y luego se suman los costos por averías y mantenimiento no planificado.

Los datos de combustible utilizados fueron de 2010-2020, por lo que en tiempos en que el diésel cuesta más de $5, como ahora, el aspecto de eficiencia de combustible es aún más costoso.

“Sabemos que los costos de combustible se están disparando y eso se está convirtiendo en una parte cada vez más grande de los gastos de una flota en este momento”, continuó Bracket. “Los neumáticos correctamente inflados pueden ahorrar un 1 % en costos de diésel en el transcurso de un año”.

Eso suma muchos ahorros a lo largo del año, hasta 16,000 pesos por camión. El problema es que Continental descubrió en un estudio en Estados Unidos que reveló que de cada millón de llantas, el 35% estaba bajo en 10 libras.

La necesidad de monitorear los neumáticos

El consejo de Continental es implementar una solución de monitoreo. Proporcionan ContiConnect 2.0, una gama de productos independiente de la marca que genera datos de los sensores de los neumáticos (instalados dentro del neumático) y alerta a las flotas sobre posibles problemas con la presión y la temperatura de los neumáticos. Bracket también señaló que a principios de 2023, Continental lanzará un sensor que mide el kilometraje de un neumático individual.

“Y estamos trabajando en funcionalidades futuras que también permitirán que ese sensor tenga algunas medidas predictivas de profundidad de la banda de rodadura”, agregó.

La solución también puede escalar a cualquier necesidad de una flota. El lector ContiConnect Yard, por ejemplo, se puede colocar en puntos de contacto de terminales comunes y extraer automáticamente los datos de los neumáticos de cualquier camión y enviarlos al backend.

Cualquier persona con acceso al portal web puede ver los datos de las llantas e identificar llantas desinfladas antes de que revienten, o llantas que están tan desgastadas que no se pueden revitalizar.

Otra opción es comenzar poco a poco y probar la solución de control de la presión de los neumáticos en las llantas de dirección. Eso es lo que Bracket dijo que hizo una flota. Esta flota, explicó, buscaba reducir su gasto en llamadas en carretera, que alcanzó los $400.000 en un año.

“Implementaron nuestra solución solo en los neumáticos de dirección de su flota que estaba en un depósito”, dijo. “Y no vieron ningún problema en ese único depósito durante el primer trimestre”.

Luego, la flota adoptó la tecnología en el 95 % de sus camiones.

“Han reducido su costo de emergencia en la carretera a casi nada, cero en relación con los neumáticos”, dijo Bracket.

Las flotas pueden probar el programa durante algunos meses, agregó, y confía en que mostrará que el monitoreo digital es un método mucho mejor que el golpeteo de neumáticos.

Otro proveedor de soluciones para neumáticos, Aperia Technologies, descubrió que el 17 % de los conductores de camiones no miden correctamente las psi, mientras que la mitad ni siquiera sabe cuál debería ser la presión correcta de los neumáticos.

Judith Monte, jefa de marketing y experiencia del cliente en Aperia, dijo que la compañía pidió a los conductores que probaran el método de golpeteo de llantas y los resultados fueron inconsistentes. Aconsejó que las flotas al menos inviertan en medidores de neumáticos digitales.

“Es difícil incluso para los conductores mejor entrenados y con mejor desempeño manejar manualmente algo que es tan importante”, dijo Monte.

PUBLICA AQUÍ!

Back to top button
WP to LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com