Autotransporte de cargaInternacionalÚltimas noticias

Biden vs Trump. ¿Qué planes implementará el ganador en materia de autotransporte?

La elección en Estados Unidos tiene una injerencia directa en la industria del autotransporte por carretera y en la relación comercial con México. En ese sentido, tanto Biden como Trump tienen visiones opuestas respecto a la forma en que se moverá este sector en los próximos años.

Con una contienda cerrada y sin un ganador claro, lo primero que deberá hacer el virtual triunfador es nombrar al nuevo titular de la Administración Federal de Seguridad de Autotransportistas (FMCSA), órgano encargado de mejorar la seguridad de los vehículos comerciales en el camino y minimizar accidentes.

El nombramiento no es menor, Según la Administración Federal de Seguridad en Transportes de EU, el número de vehículos pesados involucrados en accidentes fatales en 2017 fue de 4,567, un aumento de 10% respecto a 2016.

Impuestos y el transporte

Si bien el crecimiento económico en EU vendrá supeditado por las tasas de infección de Covid-19 y la llegada de la vacuna, el tema de los impuestos fue la piedra angular de choque entre ambos candidatos durante la campaña.

Para estimular el mercado interno, el candidato demócrata Joe Biden, propuso la implementación de nuevos impuestos a las empresas que produzcan bienes y servicios fuera del país (el gravamen es de 28%).

Del mismo modo, Biden declaró que el aumento de impuestos no abarcará a aquellas personas que ganen menos de 400 mil dólares al año, ni cualquier aumento propuesto de impuestos corporativos.

Uno de los reclamos de los operadores en EU es el aumento del salario mínimo. Los cambios en las leyes laborales propuestos por Biden abarcan un incremento de $15 dólares la hora, lo cual puede resultar buenos para algunos conductores, pero afectaría a los empleados no dependientes de varias compañías de transporte.

También se proponen 12 semanas de licencia médica familiar remunerada para cada empleado/a por problemas de salud, incluido el parto.

En contraparte, Donald Trump presume los recortes de impuestos personales y corporativos aplicados durante su administración, los cuales permitieron cifras bajas de desempleo y sin recesión previo a la pandemia por Covid-19.

“Los republicanos atribuyen los recortes de impuestos a la economía en auge. Su plataforma, una continuación de la plataforma adoptada para las elecciones de 2016, cita los recortes de impuestos como un estimulador económico principal”, adviertió Cliff Abbott a TheTrucker.com

Ante ello, la continuidad en la política de Trump aborda una tasa de impuesto sobre la renta más baja y estimularía más inversiones para el transporte de carga.

Ya durante su gestión, la reducción de impuestos para el sector aprobada en 2017 permitió la venta de más de 529,500 camiones pesados en EU el año pasado, así como la exportación de 131,200 camiones medianos y pesados en 2018.

Sin embargo, la reelección del candidato republicano no asegura que la reactivación del autotransporte se dé a corto plazo, sobre todo por el impacto del Covid-19 con cerca de 200 mil muertos en aquel país.

Así mismo, cerca de 90 mil operadores perdieron su trabajo en abril, la peor cifra de la que se tenga registro.

Infraestructura, un tema olvidado

El candidato electo debe poner especial énfasis en el tema de infraestructura carretera en todo el país, aspecto que ha quedado en el olvido durante las últimas administraciones.

Cifras oficiales indican que el principal mecanismo para financiarla ha sido el impuesto al combustible, el cual no se ha incrementado desde mediados de la década de los noventa.

Cuando Trump tomó posesión del cargo, propuso un plan de ley de infraestructura de 1.5 billones de dólares con subvenciones estatales y privadas, el cual recibió poco apoyo por parte de los representantes republicanos, quienes afirmaron que era demasiado caro.

En contraparte, el poder de negociación de Biden puede ser positivo para cambiar la estructura de financiamiento y la implementación de un plan a largo plazo de gasto en infraestructura vial.

Especialistas ven como buenos ojos el discurso conciliador de Biden en aras de impulsar más iniciativas. En ese escenario, un proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes contempla para 2021, un incremento de presupuesto por 30% en su Dirección General de Autotransporte.

Trump anunció que su administración está trabajando en una propuesta de infraestructura de 1 billón de dólares, el cual aún no se ha presentado formalmente al Congreso.

Según establece Jorge Eduardo Navarrete López, diplomático mexicano y especialista en economía, la política inicial de Trump que establecía enormes reducciones de impuestos e importantes gastos en infraestructura para el transporte podría impulsar el crecimiento, aunque si se manejan en forma precipitada, desencadenaría en presiones inflacionarias.

Aranceles y la política ‘revanchista’

A menos de dos meses de que entrara en vigor el T-MEC, el presidente Trump anunció aranceles de 10% al aluminio canadiense, ya que dijo: “Canadá se aprovecha de EU”. Entre 2018 y 2019, los aranceles sobre China provocaron que el mercado disminuyera y miles de transportistas dejaran de operar.

El tema de los aranceles impuestos por Donald Trump le causó varios dolores de cabeza a la cadena de suministro de camiones, en especial a empresarios que están supeditados a las acciones del gobierno para planear sus objetivos de negocio.

Ante ello, Biden ha hecho pública su intención de confrontar a China, pero no a base de aranceles.

Energías limpias y su visión a futuro

Biden contempla la reducción de emisiones contaminantes a través de energías más limpias (como la construcción de 500 estaciones de carga eléctrica), en las cuales habría regulaciones más estrictas de la Agencia de Protección Ambiental sobre el transporte comercial.

Sin embargo, los republicanos piden un mayor uso de los recursos energéticos estadounidenses actuales, como el carbón y el gas natural, ya que el plan verde de Biden conllevaría la renovación de una buena parte de la flota vehicular y el rediseño en el reabastecimiento de combustible, medidas que tanto Trump como miles de transportistas no están del todo de acuerdo.

Es por ello que el candidato republicano ha establecido una estrecha relación con varios empresarios de carga. Esta sinergia se acentuó luego de que Trump flexibilizó algunas reglas en seguridad que obligaban a los operadores a realizar algunas ‘paradas’ en sus jornadas de trabajo.

Relación comercial con México ¿en peligro?

La política de Biden se centra en reforzar la economía nacional a través de la reorientación de las cadenas de suministro para beneficiar a los transportistas estadounidenses. El tema de los acuerdos comerciales no está como prioridad.

En ese sentido, la victoria de Biden podría afectar las importaciones de productos mexicanos, incluso el gasto en infraestructura fronteriza y la industria de camiones transfronterizos, señalan expertos.

Se han documentado varias quejas comerciales contra México respecto a que no está respetando las reglas de origen que requieren que entre el 40% y el 45% del contenido de los automóviles sea realizado por trabajadores en México, los cuales ganan al menos 16 dólares por hora para recibir la concesión arancelaria del T-MEC.

Para poder revisar este problema, Biden encontrará mayor resistencia y podría incluso esperar a una nueva Oficina de Comercio para entablar una negociación.

“Va ser un camino muy rocoso, creo que nos espera una relación comercial muy complicada entre México y EU”, señaló Duncan Wood, director del Instituto de México Wilson Center en Washington, en declaraciones recogidas por Freightwaves.

Con una reelección de Trump, es probable que las quejas comerciales contra México se resuelvan rápidamente, ya que la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos retomará la problemática a la brevedad.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUÍ!

Back to top button