CombustibleInternacionalÚltimas noticias

Así puedes evitar el ‘huachicoleo’ de tus propios empleados en una empresa de transporte

“Hay puntos de entrega del diésel, donde los propios choferes entregan el combustible robado, el cual luego es comprado por otros operadores”, nos indica un transportista en el Estado de México y quien prefirió el anonimato.

El robo hormiga es tan antiguo como su propia concepción. La sustracción de algún bien (aparentemente de un bajo costo) por parte de un empleado, se realiza de manera discreta y poco vista, y el sector del autotransporte no es ajeno a ello.

Se estima que esta actividad les cuesta a las pequeñas empresas de transporte más de 1 mdp al año y puede disminuir el inventario hasta en 10%. En tal escenario, el principal impacto se orienta al tema del combustible, aspecto que pocas veces se toma en cuenta.

“Entre los 10, 15, 20 litros que le están faltando al operador y que terminamos autorizándolo, traemos algo así como 160,000 pesos nada más en esta parte, dinero que prácticamente se lo estamos regalando al operador”, sostiene un gerente de una empresa del norte del país.

La extracción ilegal y robo de combustibles genera un déficit de 20 mil millones de pesos en el sector empresarial  Si consideramos que el combustible puede constituir hasta el 50% del total de los gastos de una empresa de autotransporte, entenderemos la magnitud del problema.

La afectación no sólo es económica. La percepción y el trato con el cliente se ve severamente perjudicada, además de que la imagen de la compañía para potenciales clientes queda por los suelos.

¿Cómo se puede robar el diésel?

Existen muchas prácticas para sustraer ilegalmente el combustible. La más común es mediante una manguera para drenarlo. Posteriormente el diésel es vendido a un precio por debajo del mercado o, en su defecto, servirá para reabastecer su propio medio de transporte.

Aquellos operadores que no desean vender el diésel por su cuenta, lo entregan a puntos de venta a lado de la carretera, donde los precios son hasta 7 pesos por litro más baratos respecto a lo ofertado en las gasolineras.

El problema es que este diésel genera daños al sistema de carburación por no tener la calidad especificada para el tipo de motor, además de que obstruye los sistemas de inyección por la tierra u otras partículas que se introducen en el combustible al ser extraído de los ductos.

Otra práctica es ‘ahorrarse unos viajes’ y utilizar el combustible para traslados personales no relacionados con las actividades de la empresa. A la par, se puede alterar el odómetro mediante dispositivos que se conectan al ECM del motor.

Además, existe el combustible no procesado que retorna desde el motor al tanque de combustible. Algunos operadores insertan un dispositivo tipo ‘T’ en la línea de combustible principal para desviarlo, o simplemente vierten el combustible de retorno en cubetas.

Así se puede evitar el robo de diésel

El robo hormiga NO se presenta en todas las empresas de transporte, pero en las que sí existe esta actividad, las afectaciones son mayúsculas.

Ante ello, se debe invertir en una herramienta tecnológica que logre identificar el despilfarro y el robo de combustible.

¿Qué crees? Sí la hay y es OMNICOMM  la cual fabrica los sensores del nivel de combustible capacitivos de alta precisión más confiables de la industria.

Los sensores de combustible se conectan al GPS que ya se tiene instalado al camión y proporciona los datos mediante una interfaz que tiene el proveedor de GPS.

Gracias a este sistema de monitoreo, se puede controlar de manera íntegra los desplazamientos de los vehículos sobre el mapa reflejado en tiempo real (on-line).

Del mismo modo, el mecanismo comparte los datos sobre el recorrido real (el kilometraje, las horas de motor, etc). En caso de que ocurra alguna alteración del odómetro, el sistema suministra lecturas con saltos bruscos de la velocidad de hasta 250 km/h o más, lo cual se reconoce y se detecta fácilmente.

A la par, el sensor proporciona datos sobre todos los drenajes que se realizan desde el tanque; el sistema instalado en el ordenador mostrará los datos relacionados con los drenajes indicando el volumen, la fecha, la hora de inicio y de terminación de la operación de drenaje.

De hecho, el sensor transmite al sistema los datos sobre la cantidad real de reabastecimientos efectuados en el tanque, indicando la fecha y la hora en que se llevó a cabo.

El sistema mide el consumo real de combustible por el motor y sobre carga a la unidad. La diferencia entre el funcionamiento real y el ficticio se puede apreciar en los informes del sistema.

Los sensores OMNICOMM ofrecen una precisión del 99,2%, son resistentes a la suciedad, la humedad y las vibraciones, y brindan resultados precisos incluso bajo temperaturas extremas y en superficies de carreteras irregulares.

Gracias a ello, los clientes de OMNICOMM ahorran un promedio del 20% en combustible, ya que los transportistas logran planificar sus suministros de diésel y pronosticar costos.

Te recomendamos que visites su website para que conozcas el mejor sensor de combustible en el mercado. Revisa más en: https://mexico.omnicomm-world.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *