Camiones y equipo de transporteÚltimas noticias

¿Será fácil y barato reparar llantas de los camiones eléctricos?

De acuerdo con los datos de la Administración de Información de Energía de los Estados Unidos, el precio promedio del combustible diésel en 1994 era de alrededor de $1.12 por galón.

Para octubre de 2004, el promedio había superado los $2 por galón por primera vez, y exactamente un año después, superó los $3 por galón.

En abril de 2008, el precio promedio del combustible diésel en los Estados Unidos fue de $ 4.08 por galón, un momento decisivo para la industria del transporte por carretera. Entre 2008 y febrero de 2022, el diésel superó los $4 por galón solo 17 veces.

Con los viejos tiempos del diésel de $4 detrás de nosotros (¡por varios meses!), el terreno para los camiones eléctricos nunca ha sido más fértil porque los esfuerzos para reducir la dependencia de los combustibles fósiles no muestran signos de desaceleración.

Las facilidades de compra, los créditos fiscales y otros subsidios están fácilmente disponibles para las flotas que están dispuestas a desconectar el diésel y volverse completamente eléctrico.

Apenas esta por verse la primera generación de camiones eléctricos, por lo que se plantea algunas preguntas que deben ser abordadas por las flotas que contemplan la posibilidad de conectarse con el concepto de reemplazar el combustible diésel con electricidad.

Comencemos con las llantas. Ya se ha demostrado que la transmisión directa tiene un efecto negativo en la vida útil de la banda de rodadura de un vehículo eléctrico de pasajeros. La aceleración y el frenado agresivos acortan aún más la vida útil de las llantas.

Se deben esperar resultados similares para las llantas motrices cuando todo el torque se concentra en un eje, lo que hace que la rotación de las llantas para los tractores tándem sea un componente clave para controlar los costos de las llantas.

En un camión diésel estándar con ejes motrices en tándem, la rotación es un proceso que requiere mucho tiempo y mano de obra.

Para el camión eléctrico, ese proceso requerirá aún más tiempo con un esfuerzo adicional para alinear las llantas y los rines para que se puedan instalar los pernos de las ruedas.

Un tema que podría desinsentivar a los que ya quieren flotas electrificar es la de la reparación de cientos de miles de dólares.

No hay forma de detener la electrificación del transporte por carretera. Esto afectará la vida útil y los servicios para llantas y rines. Los costos de las llantas y las rines en los camiones eléctricos serán más altos que en sus contrapartes diésel, por lo que el mantenimiento será muy importante.

Más importante aún, el proceso para levantar el camión requerirá equipo adicional y capacitación técnica. Los fabricantes de camiones eléctricos incluyen un punto de elevación designado, pero la mayoría de los gatos existentes no alcanzan. Si bien es fácil de identificar, no hay puntos de apoyo en el eje motriz, por lo que es posible que el trabajo deba completarse sin el uso de un gato.

Estados Unidos esta aun muy lejos de sustituir la flota diésel por eléctrica. Cuestiones como garantizar una fuente de alimentación disponible y estable, reducir los tiempos de carga y aumentar la autonomía están muy por delante de las llantas y los rines.

Es imposible predecir cómo afectarán los camiones eléctricos a la industria del transporte. Los neumáticos y las ruedas son solo otra área en la que las flotas y los proveedores de servicios tendrán que adaptarse porque se vislumbran cambios importantes y las apuestas van a aumentar.

PUBLICA AQUÍ!

Back to top button
WP to LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com