Autotransporte de cargaCargaÚltimas noticias

¿Qué tan perjudicial es la coca entre los operadores de carga? (y no hablamos del refresco)

Es el año 1887. Lazar Edeleanu acaba de sintetizar por primera vez la anfetamina en la Universidad de Berlín. Son años de oro para la química y ese suceso es solo uno de tantos que comienzan a darse en aquel país. Después de todo, la inspiración siempre tiene un origen premeditado.

Quizás para muchos de estos científicos, la inspiración llegó casi dos décadas atrás, cuando el químico alemán Albert Niemann sintetizó por primera vez un alcaloide tropano extraído de una hoja originaria de la región andina de Sudamérica.

¿Aún no identificas de cuál estamos hablando? Te daremos una pista: hojas de coca.

“Las ventajas de la cocaína son más que evidentes. La solución vertida sobre el ojo hace que la córnea se vuelva insensible al tacto, yo mismo lo comprobé en mi propio cuerpo. Debemos explicarle al mundo sobre sus bondades”.

Quien ha osado decir esas palabras es el médico vienés Karl Köller en una sesión de la Sociedad Oftalmológica de Heidelberg en 1884.

Desde Freud

Sin embargo, existió otro personaje que impulsó el uso médico de la cocaína en todo el mundo y seguramente su nombre se te hará conocido: Sigmund Freud.

El psicoanalista austriaco fue pionero en promover el uso de la cocaína de forma médica como una solución contra la depresión y la impotencia sexual.

Tres años antes de que el químico Lazar sintetizara la anfetamina, Freud publicó su artículo “Über Coca, es decir ‘Sobre la coca’, en el que hablaba sobre los beneficios de la cocaína, incluso la llamó la sustancia “mágica”.

No obstante, un libro de Howard Markel, profesor de la Universidad de Michigan y publicado varias décadas después, revela que el médico austriaco se rindió a los encantos de la cocaína porque creyó que era el elíxir de la vida.

Vaya, es como si se tratara de aquel eslabón perdido que nos dará fortuna y bienestar…o para algunos operadores, el brebaje poder aguantar esas largas horas de trabajo a bordo de su unidad.

La cocaína como elemento sumamente perjudicial

Pero no nos engañemos, la cocaína es sumamente perjudicial para la salud, ya que adormece el sistema nervioso central, proporcionando a los que la consumen una sensación intensa y rápida de poder y energía, aunque sólo sea momentánea.

El efecto estimulante tras inhalarla dura entre 15 y 30 minutos; al fumarla, el efecto dura entre 5 y 10 minutos. La cocaína eleva también la frecuencia cardiaca, aumenta la respiración, la presión arterial y la temperatura corporal.

Quizás los que la toman por primera vez puede sufrir ataques cardiacos o experimentar insuficiencia respiratoria. Inhalarla también puede dañar el interior de tu nariz y ejemplos hay de sobra. Las afectaciones son mortíferas.

El uso de cocaína en el autotransporte es una práctica mucho más común de la que nos imaginamos y aunque afortunadamente no todos recurren a ellas, es un secreto a voces que varias veces se trata de ocultar.

De acuerdo con el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos, los efectos que cada droga tiene sobre la capacidad para conducir son diferentes y dependen de la manera en que la droga actúa en el cerebro.

Por ejemplo, los conductores que han consumido cocaína pueden conducir en forma agresiva o imprudente. A la par, el riesgo de un accidente asociado con la combinación de marihuana con cocaína parece ser mayor que el riesgo de cada droga por separado.

Entonces ¿por qué algunos operadores recurren a ella? De manera general, lo hacen para aguantar el mayor tiempo posible despierto y así entregar la mercancía en el horario establecido.

Menuda tarea ¿no creen? Después de todo, no se trata de un maratón donde un atleta desea subir al podio a como dé lugar, aunque muchas veces parece serlo.

PUBLICA AQUÍ!

Back to top button