Tecnología en el transporteÚltimas noticias

Logran Carga Ultra Rápida inalámbrico de camiones eléctricos

La electrificación de los camiones de carga se convirtió en un dolor de cabeza, mas los relacionados con los tiempos de carga de las baterías. Y en el caso de los vehículos eléctricos dedicados al transporte de carga, estar parados mucho tiempo no es una buena opción si se quieren optimizar los tiempos y los costos.

Para tratar de reducir las consecuencias de ese inconveniente, el puerto de Los Ángeles, en California, complementará muy pronto las soluciones de carga convencionales ya existentes con innovadores sistemas inalámbricos de carga rápida y ultrarrápida para camiones eléctricos de clase 8 (en Estados Unidos, la clase 8 comprende a aquellos camiones con un peso bruto superior a los 15.000 kilos y dedicados al transporte de cargas muy pesadas en largas distancias).

En el caso del puerto de Los Ángeles, el proyecto de Ideanomics que ahora se pone en marcha incluye la instalación de varios puestos Wave.

Estos comprenderán potencias de carga de 125 kW, 250 kW, 380 kW e incluso 500 kW. Y es que Ideanomics anunciaba recientemente que la última versión del cargador inalámbrico Wave, con 500 kW, se ha probado con éxito el pasado mes de septiembre y entrará en servicio en 2023 en el puerto californiano.

En vista de las aplicaciones y ventajas de la nueva tecnología, el proyecto recibió una subvención de 8,4 millones de dólares del Departamento de Energía estadounidense.

Ventajas de la carga inalámbrica

Según defienden desde Ideanomics, compañía propietaria de Wave, esperan que con tal nivel de potencia puedan recargar por completo la batería de un camión eléctrico de clase 8 en menos de 15 minutos. Eso sí, con un paquete de baterías preparado para aceptar la carga ultrarrápida y relativamente pequeño, de 125 kWh; es decir, para funcionamiento a nivel local.

La principal ventaja del sistema inalámbrico es que permite realizar sesiones de carga rápida sin necesidad de conectar y desconectar un módulo de carga.

Además, su corto periodo de carga eléctrica permite realizar la recarga mientras se estiba o desestiba el vehículo, sin que los cables entorpezcan el proceso. Otra de las ventajas del sistema es la entrega de la alta potencia sin necesidad del contacto humano, lo que evita problemas de seguridad por la presencia de agua, el peligro de tropiezo o las lesiones por movimientos repetitivos.

La ausencia de cables y conectores, así como el bajo mantenimiento, también son factores positivos, pues proporcionan la fiabilidad necesaria para un funcionamiento ininterrumpido.

Y aunque el paquete de baterías sea relativamente pequeño para un camión, si los puestos de carga inalámbrica se desplegaran de manera estratégica, tanto en los muelles de carga y descarga, los vehículos recibirían doble ración de energía, pues cargarían la batería durante las operaciones en ambas zonas. Y tampoco se olvidaría nadie de conectar el camión para su carga eléctrica, pues el proceso está totalmente automatizado y sólo requiere estacionar el vehículo de transporte sobre la placa de carga.

Robin Mackie, presidente de Ideanomics Mobility, comentaba al anunciar sus planes que “estamos demostrando que hoy, ahora mismo, los vehículos pesados eléctricos pueden funcionar 24 horas al día, 7 días a la semana, ‘rellenando’ su batería mientras se trabaja.

Las ventajas de esta tecnología están muy claras: los operadores de flotas ganan en eficiencia al reducir el tiempo de inactividad de los vehículos, que de otro modo se dedicarían enchufarse a una red de carga”.

La electrificación del parque automovilístico supone algunos quebraderos de cabeza, como los relacionados con los tiempos de carga de las baterías. Y en el caso de los vehículos eléctricos dedicados al transporte, estar parados mucho tiempo no es una buena opción si se quieren optimizar los tiempos y los costes.

Para tratar de reducir las consecuencias de ese inconveniente, el puerto de Los Ángeles, en California, complementará muy pronto las soluciones de carga convencionales ya existentes con innovadores sistemas inalámbricos de carga rápida y ultra rápida para camiones eléctricos de clase 8 (en Estados Unidos, la clase 8 comprende a aquellos camiones con un peso bruto superior a los 15.000 kilos y dedicados al transporte de cargas muy pesadas en largas distancias).