CombustibleÚltimas noticias

¡Hasta 12 años de prisión! Buscan sancionar a quienes vendan litros incompletos de combustible

La diputada María Magdalena Esquivel Nava (Morena) planteó modificaciones al Código Penal Federal para sancionar con prisión de tres a 12 años y multa hasta de 120 veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización (UMA), a quienes vendan litros incompletos de combustibles carburantes.

La medida va enfocada a los concesionarios, permisionarios, administradores y personal de gasolineras o gaseras, con independencia de los mecanismos o medios que utilicen.

La iniciativa, enviada a la Comisión de Justicia y que reforma el artículo 11 Bis y adiciona un artículo 389 Ter al mencionado Código, también busca considerar como fraude vender litros incompletos de combustibles carburantes.

Es decir, la propuesta no es para otorgarle facultades a la Procuraduría Federal del Consumidor, sino para tipificar como fraude esta conducta.

La iniciativa busca que las personas jurídicas sean penalmente responsables de los delitos cometidos a su nombre, por su cuenta, en su beneficio o a través de los medios que ellas proporcionen, cuando se haya determinado que, además, existió inobservancia del debido control en su organización.

“Los concesionarios o permisionarios de las gasolineras delinquen con toda impunidad bajo la consideración de que su ilícita actividad se resuelve con dinero, sin riesgo de perder la libertad y sin peligro de disolverse como personas jurídicas”, señala la iniciativa.

Tan sólo del 1 al 7 de abril pasado fueron atendidas 196 denuncias recibidas en la aplicación Litro por Litro, y se llevaron a cabo 150 visitas de verificación por parte de Profeco, de las cuales siete casos presentaron irregularidades en dar litros de a litro, con 11 bombas inmovilizadas.

Litros incompletos, una vieja práctica que se ha ido modernizando

Desde hace años se da cuenta tanto en testimonios de consumidores como en algunos medios informativos (como Transporte.mx) que algunas estaciones de servicio de gasolina despachan litros incompletos.

Con el paso de los años tales establecimientos hicieron uso de nuevas técnicas y tecnologías que les permiten engañar a la ciudadanía consumidora con la práctica de no expedir “litros de a litro”.

“Sí, a veces eso se hace, aunque esas modificaciones las realizan ahí en la oficina. Obviamente para no levantar sospechas, se altera el software, pero no en todas las bombas”, nos indicó un despachador en la Ciudad de México.

El ‘rastrillo’ es un dispositivo electrónico ubicado en la bomba de gasolina que manipula el suministro de combustible, de esta manera se altera el software para conectar artificialmente diversos puntos de control de la bomba (se logra suministrar hasta 17% menos de combustible).

No obstante, en marzo de 2021, la Profeco publicó sobre el primer ‘rastrillo 2.0’ que altera a distancia el flujo de combustible en gasolineras.

Este tipo de aparato no es el ‘rastrillo’ que se enseñaba antes, es algo mucho más avanzado que permite que cualquier persona pueda controlar el flujo de combustible que entrega la bomba y alterarlo a distancia.

Profeco ya había identificado su uso hace un par de años, aunque hasta esa fecha se dio cuenta que el sistema posee una tecnología más sofisticada que permite manejarlo a distancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *