DAF MEXICO
InseguridadÚltimas noticias

Entre Puebla y Estado de México acumulan el 70% de los asaltos en carreteras en el 2023

Actualmente Puebla y el Estado de México acumulan el 70 por ciento de los asaltos a camiones de carga perpetrados en 2023, en todo el país, por lo que resulta sorprendente que, desde hace tres meses, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública de la entidad, Daniel Iván Cruz Luna, decidió de manera unilateral suspender las sesiones del Comité de Seguridad en Carreteras (CSC), en donde autoridades locales y federales, junto con las cámaras empresariales dedicas al traslado de mercancías y pasajeros, tomaban decisiones para combatir los atracos y el transporte pirata en las vialidades del territorio poblano.

El pasado 15 de febrero se realizó la última sesión del Comité de Seguridad en Carreteras, lo que ha provocado desconcierto, tanto en directivos de la Guardia Nacional como de las cámaras empresariales, además de empresas del ramo, porque en Puebla se están agudizando los asaltos entre la Ciudad de México y el Puerto de Veracruz, así como entre Oaxaca y Tehuacán, además del tramo que va de Huauchinango a la región de Tuxpan, Veracruz.

Puebla tiene el deshonroso y angustiante lugar de estar entre los tres primeros puestos de asaltos carreteros desde hace cinco años. En 2019 fue la primera vez que despuntó este ilícito y no se ha podido controlar; por el contrario, han surgido bandas del crimen organizado que tienen planes bien elaborados, rutas de escape eficientes y un alto nivel de uso de armas automáticas.

Tan solo hasta el corte de marzo pasado, las cifras arrojan que el Estado de México ha registrado 716 asaltos carreteros y Puebla 356, de un total nacional de mil 504 atracos acontecidos en el presente año. Esto significa que las dos entidades acumulan siete de cada 10 de dichos ilícitos.

Lo que llama la atención es que en el discurso oficial de los gobiernos federal y del estado de Puebla, por separado, se habla con insistencia de que se ha mejorado la coordinación institucional para combatir esta actividad delictiva, a la que supuestamente se la ha considerado una de las prioridades en materia de seguridad pública.

Y con la suspensión de los encuentros del CSG se generan serios problemas para coordinar acciones institucionales entre el gobierno de Puebla y el federal, entre los cuerpos policiacos locales y los de ámbito federal, junto con los empresarios que controlan el flujo de autobuses y camiones en las carreteras del territorio poblano y de entidades vecinas.

Un empresario consultó a una fuente confiable para indagar el por qué se frenaron las sesiones del Comité de Seguridad en Carreteras y la respuesta que se habría ofrecido, es que se dijo que Daniel Iván Cruz Luna estaría cansado de atender los reclamos de las cámaras del sector de carga y pasaje.

No se sabe con certeza si esa es la causa por la cual no se ha reunido el CSC, pero es pertinente preguntarse:

¿En el Poder Ejecutivo de Puebla se sabe que se han cancelado los encuentros del Comité de Seguridad en Carreteras?

¿Ese comportamiento es un acto de negligencia o de complicidad con los grupos criminales que asolan las carreteras poblanas y las que colindan con Veracruz, Tlaxcala y el estado de México?

¿Sólo se estaría protegiendo la actividad del robo de mercancías?

Algunos de los participantes en el CSC consideran que la punta de la madeja podría ser que se estaría protegiendo al transporte pirata, es decir los vehículos que trasladan pasajeros sin contar con permisos y sin que los vehículos estén registrados ente las autoridades.

Esa posibilidad se desprende de que ha sido la Guardia Nacional la que principalmente ha detenido vehículos del transporte pirata, mientras que las autoridades locales no han puesto el más mínimo empeño.

Los cambios en el Comité de Seguridad

El Comité de Seguridad en Carreteras surgió en la época del gobierno del entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa, cuando se elevó en todo el país los índices de violencia.

En un principio los encuentros eran en la Central Camionera de Puebla, es decir la Capu. Ahí llegaban los representantes de la Policía Federal, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y el organismo de Carreteras y Puentes federales, junto con los mandos de las secretarías de Seguridad Pública del estado de Puebla y de la capital de la entidad.

Desde un principio de les dio participación a los directivos de la Cámara Nacional del Autotransporte de Pasaje y Turismo, la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga y la Confederación de Transportistas Mexicanos (Conatram).

Al iniciar el actual sexenio, el de la 4T, los cambios que hubo en el CSC es que se integró la Guardia Nacional, al Ejército y se excluyó a la Conatram, por pérdida de confianza. Al mismo tiempo se agregó a representantes de las principales empresas dedicadas al transporte de carga.

Un cambio importante es que las reuniones se trasladaron a la 25 Zona Militar o las oficinas de la Secretaría de Seguridad Pública, como una manera de ofrecer mayores medidas de seguridad y evitar filtraciones de información delicada, sobre todo lo concerniente a la detección de la forma de operar de las mafias dedicadas a los asaltos carreteros.